Era una chica normal de 17 años, que vivía en Alicante capital con sus padres y su hermana menor, Mª José. Tenía problemas de ansiedad, insomnio y pérdida de apetito, por lo que sus padres temían que aquello pudiera derivar en una anorexia o una bulímia. O quizás en una depresión severa.

Por ello los padres la llevaron a la consulta privada de una psicóloga, la doctora Soler.

LA CLÍNICA

Al complejo "Torres de San Luis" se le ha llamado siempre clínica, pero es más lo que conocemos por una "casa de reposo" que un hospital o clínica propiamente dicho.

Está situada en el término municipal de Alfaz del Pí (Alicante) en pleno campo, rodeada por algunos chalets dispersos y cercana a la autopista A-7. Está alejada de la llamada zona turística del municipio de Alfaz, situada cerca de las playas.

Una Sociedad Anónima explotaba dicha clínica, formada por cuatro socios. Esta SA compró mediante un préstamo hipotecario la finca, para luego explotarla como "clínica privada de reposo" Uno de esos cuatro socios era Alfonso Calvé, que era Gobernador Civil de Alicante en aquel momento.

Dada la incompatibilidad del cargo de Gobernador, Alfonso Calvé era un simple socio, no administrador o director de dicho negocio.

El complejo "Torres de San Luis" está formado por un edificio principal que se destinaba a consultas, cafetería, cocina, comedor y administración. Los pacientes se alojaban en unos bungalows anexos (no recuerdo bien si eran 8 o 10) que más que habitaciones eran auténticas "suites", pues constaban de dormitorio, baño y sala de estar.

También contaban en sus instalaciones con una piscina y amplios jardines, todos ellos decorados con muretes de unos 50 cm. de altura, bancos y mobiliario de jardín.

La finca estaba rodeada de una valla, que por la desigualdad del terreno, en algunos puntos alcanzaba los 4 metros de altura, y en otros unos dos metros. La puerta de entrada medía aproximadamente 1,80.

También contaba con unos bungalows para alojamiento del personal.

Esta "clínica" estaba destinada a pacientes estresados, curas de reposo y demás patologías no severas. Por ello no contaba (tal y como manda la ley) con presencia médica las 24 horas del día. Ni sus instalaciones estaban preparadas para ciertas intervenciones médicas (quirófanos, salas de recuperación, etc.)

EL PERSONAL

La noche que desapareció Gloria estaban de guardia dos enfermeras, una de ellas titulada como ATS y la otra como auxiliar. Ese era el único personal con cualificación médica.

Completaban el personal un matrimonio de trabajadores rumanos. Él se dedicaba a tareas de jardinería y mantenimiento, y ella a tareas de limpieza y cocina. El matrimonio se alojaba en uno de los bungalows destinados a personal.

LA DOCTORA SOLER

Esta doctora, psicóloga, es la que estaba tratando a Gloria de sus problemas de ansiedad e insomnio en Alicante capital. Dicho tratamiento lo llevaba a cabo en su consulta privada.

Trató a Gloria durante casi un año, y la chica parece ser que fue mejorando.

En un momento dado insistió en que Gloria tenía que hacer terapia de grupo, pero ella se negó, diciendo que no le apetecía contar sus problemas ante un montón de desconocidos. A raíz de esto Gloria abandonó el tratamiento con la doctora Soler.

Poco después empeoró, y los padres la volvieron a llevar a la consulta. La doctora Soler se empeñó que para tratar a Gloria adecuadamente había que ingresarla unos días en la clínica "Torres de San Luis"

Los padres se mostraron reticentes, pues no veían tan mal a su hija. Además la "broma" costaba unas 40.000 Ptas. diarias (de las de 1992) Los padres no nadaban en la abundancia, precisamente, siendo una familia de clase media.

La doctora Soler venció sus reticencias, dándoles un ultimátum; o ingresaban a Gloria o ella no continuaba el tratamiento, y se negaba a seguir con la paciente. Ante esto, los padres claudicaron. Ingresaron a Gloria en dicha clínica el día 29 de octubre de 1992, por la mañana.

Por una broma cruel del destino, años después la doctora Soler pasó a trabajar dentro del sistema de la Seguridad Social, y le fue asignada como psicóloga a la madre de Gloria. No quiero ni pensar qué pasaría por la cabeza de esa mujer cuando entró en la consulta y se la encontró allí sentada.... suerte que ya se puede elegir médico.

LA DESAPARICIÓN

Como todos sabemos, Gloria Martinez Ruiz desapareció de la clínica "Torres de San Luis" la madrugada del 30 de octubre de 1.992.

Según los responsables de la clínica, Gloria estaba atada a su cama cuando pidió a la enfermera que la dejara ir al baño. La enfermera la desató y Gloria aprovechó este momento, a pesar de estar sedada, para propinarle un fuerte empujón a la enfermera, salir corriendo en plena noche, saltar una valla y fugarse.

Gloria huyó sin sus gafas ni lentillas, y estos elementos eran básicos para ella; tenía una miopía de 8 dioptrías en cada ojo. Sin gafas no vería nada a menos de media distancia, sólo sombras y colores borrosos.

Para realizar esta "proeza" Gloria tuvo que saltar varios muretes de 50 cm., atravesar los jardines (algunos de ellos con cactus) y por fin saltar la valla por una zona en que ésta medía aproximadamente 2 metros. Eso sí, de noche, sin luz y viendo menos "que un gato de escayola"

La "fuga" fue sobre la 1,30 de la madrugada, pero no se avisó ni a los padres ni a la policía hasta las 8 de la mañana, aproximadamente.

La policía registró toda la zona, no viendo ninguna evidencia de que Gloria saltara por donde lo hizo (jardín intacto, ausencia de manchas de tierra en la pared, etc.)

EL JUZGADO DE BENIDORM

Fueron los responsables de llevar las diligencias por este caso, y desde el primer momento lo trataron como si de una desaparición vulgar y corriente se tratara. La explicación que todo el mundo daba -excepto los padres- era que Gloria no quería estar en la clínica, se puso nerviosa y se fugó de allí.

Hasta el año 1994, cuando una jueza de instrucción se tomó el caso más en serio. Esta jueza ordenó limpiar los numerosos cañaverales que hay por los barrancos de la zona, drenar pozos ciegos y limpieza de matorrales.

También ordenó un registro exhaustivo de la clínica, incluyendo el vaciado de la fosa séptica.

Dentro de la clínica se encontró una bolsa con pertenencias de la chica; ropa interior y un cinturón (El compañero Dalogu dice que se encontraron en un pozo ciego. Imagino que su información será mejor que la mía, que proviene de hemerotecas)

En nueva declaración, la enfermera dijo que Gloria "se había orinado encima" y que por eso se la tuvo que cambiar de ropa.

LOS TESTIGOS

El pasado noviembre Canal 9 hizo un programa especial sobre Gloria, y allí habló la rumana que estaba aquella noche en la clínica.

Esta mujer declaró que sobre las 11 de la noche la auxiliar fue a buscar a su marido porque Gloria se estaba poniendo violenta y había que atarla.

Al matrimonio esto le extrañó, pues habían visto a Gloria por la mañana, en la cafetería, y la chica estaba de lo más normal.

Durante la tarde la volvieron a ver en la cafetería, y la encontraron algo atontada, pero bastante normal y coherente. Tanto, que pidió a la rumana unos folios y un boli para escribir.

Gloria estuvo escribiendo y dibujando en la cafetería esa tarde, hasta que se retiró a su habitación.

Por ello se extrañó tanto el matrimonio cuando la auxiliar fue a buscarles porque se puso violenta, pero el marido se puso los zapatos y se dispuso a ir a echar una mano.

A mitad de camino la auxiliar le salió al paso y le dijo que no hacía falta, que le habían puesto un sedante a Gloria y se había calmado.

El rumano volvió a su bungalow y el matrimonio se acostó. Pasada la media noche les despertaron unos gritos, como alaridos.

Alarmados, se levantaron y se asomaron a ver qué pasaba. Todo estaba oscuro, así que se armaron de una linterna.

Llendo de camino hacia el edificio central oyeron a la enfermera gritar ¡¡¡¡GLORIAAAAAAAA NOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!! Y cambiaron de camino para ir hacia el bungalow de Gloria.

Antes de llegar les salió al paso la enfermera, la ATS, y les dijo que Gloria se había escapado.

Esta mujer no les dejó avanzar más, hacia el bungalow, y les dijo que volvieran a su habitación. Los rumanos se extrañaron, y el marido dijo que salía inmediatamente a buscar a la chica, que no podía haber llegado demasiado lejos. Así él podría buscar mientras llegaba la policía.

Para su sorpresa, la ATS le dijo que no, que antes de hacer nada había que llamar a los médicos.

Ni que decir tiene que esto a los rumanos les extrañó muchísimo, y que intentaron protestar. La respuesta que obtuvieron fue ordenarles que se callaran y volvieran a la cama... Ellos eran ilegales, así que mejor que no tuvieran nada que ver con la policía, pues se jugaban la expulsión de España.

POSTERIORMENTE

- Se hizo un análisis grafológico de los escritos de Gloria en la clínica, y éstos fueron determinantes; estaba fuertemente sedada o drogada.

- Judicialmente hablando, esta desaparición se trató como una desaparición voluntaria durante dos años. Y no se halló indicios de conducta criminal en los responsables de la clínica.

- El registro de la clínica y rastreos de los terrenos colindantes dieron resultado negativo.

- Los jueces no vieron responsabilidad penal en los responsables de la clínica.

- La clínica era deficitaria y no ganaban ni para cubrir gastos. Pero los médicos cobraban puntualmente.

- La finca se alquiló y fue un centro nudista, que también cerró.

- Parece ser que el banco que concedió la hipoteca ha ejecutado ésta, y es el actual propietario de dicha clínica.

- El año pasado el padre de Gloria ha presentado una demanda civil contra la clínica, pues no ha conseguido casi nada por la vía penal en 10 años.

CONCLUSIONES

Parece más que lógico que esta niña no huyó de la clínica como pretenden hacernos creer. Por la provincia de Alicante el rumor más extendido es que aquella noche una auxiliar incompetente y una ATS más incompetente aún se pasaron con los calmantes y mataron a la chica.

Asustadas llamaron a los médicos (entiéndase dra. Soler u otro) y no se les ocurrió nada mejor que desacerse del cadáver, en vez de dar la cara. Esto por varios motivos:

1.- Clínica deficitaria (Gloria era la única paciente aquel día) el escándalo de una muerte sería el fin para ellos.

2.- La más que probable pérdida de licencias y cierre inmediato.

3.- Médicos y enfermeras que se tendrían que someter a comités deontológicos, y a los más que seguros juicios.

4.- El pago de una auténtica fortuna en concepto de indemnización a los padres de Gloria, pues su muerte se hubiera producido por imprudencia temeraria y abandono de paciente.

5.- Y aunque no tuviera nada que ver con el hecho en sí de la muerte, el escándalo político. Uno de los socios era el Gobernador Civil de Alicante.

En fin, como se puede ver a los dueños de la clínica les costó el cierre, pero en materia económica y profesional aún les salió muy barato.