SE HALLÓ EN SU CASA LA NAVAJA QUE PRESUNTAMENTE HABÍA UTILIZADO

El presunto homicida es menor y mató al vecino de un navajazo en el corazón

El joven, de 17 años, estaba enfrentado con la víctima, a la que denunció dos veces el pasado fin de semana. El padre del presunto agresor también fue detenido por los agentes.

 

El menor Carlos M. S., de 17 años, acusado de ser el presunto autor de la muerte de su vecino José Antonio Márquez Ardila, ocurrida la noche del pasado domingo en el barrio de Aldea del Conde, en la calle Julián Besteiro, de Talavera la Real, a causa de una certera y única puñalada en el corazón, como ya adelantó ayer este diario, pasó a las 13.15 horas de ayer a disposición de la Fiscalía de Menores tras prestar declaración en la Comandancia de la Guardia Civil de Badajoz, a donde fue trasladado con su padre, Carlos Margullón, de 59 años, también detenido y que ayer quedó en libertad.

La Guardia Civil detuvo al padre y al hijo pocos minutos después del suceso, cuando fueron alertados por los vecinos y cuando la víctima estaba siendo atendida aún en el centro de salud, donde falleció. En un registro de la casa encontraron el arma homicida, una navaja. En un principio, ninguno de los dos, ni padre ni hijo reconocieron la autoría de los hechos y fueron trasladados a Badajoz. Mientras tanto, el cadáver de José Antonio era trasladado a Necropsias del Infanta Cristina, donde ayer por la mañana se le practicó la autopsia.

Carlos M. había denunciado a José Antonio el pasado viernes después de "una riña", originada al parecer por el ruido que hacía el primero con una moto y que impedía hablar por teléfono al otro. Volvieron a encontrarse y a discutir el sábado, lo que fue causa de una segunda denuncia.

El denunciado fue al domicilio de Carlos, a varios portales de distancia, y cuando discutía con su padre en la puerta de su casa, aquel salió inesperadamente y le asestó un navajazo en el pecho, entrando después corriendo en su casa, según contó José Manuel Márquez, padre de la víctima.

Según fuentes de la Guardia Civil, los jóvenes mantenían disputas desde tiempo atrás y las dos denuncias presentadas en el cuartel del pueblo fueron por insultos y amenazas. El menor detenido fue trasladado al centro Marcelo Nessi. El suceso causó conmoción en Talavera, cuya iglesia de Nuestra Señora de Gracia se llenó de vecinos para asistir al sepelio de José Antonio.

 

 

 

 

 

El menor que mató a otro en Talavera sale en libertad 9 meses después del crimen

 

Carlos M. S. sale hoy del Centro Marcelo Nessi en libertad vigilada. Este joven, apodado 'El Pesadilla', está acusado de haber dado muerte a José Antonio Márquez Ardila de una cuchillada en el pecho hace justo nueve meses, el 3 de junio de 2007 en Talavera la Real.

Desde entonces está internado en el Centro de Menores Marcelo Nessi de Badajoz. Pero mañana saldrá en libertad porque se cumple el plazo máximo que un menor puede estar internado sin haber sido juzgado. Carlos M. S. tiene ya 18 años, pero cuando ocurrieron los hechos tenía sólo 17, igual que su víctima.

El artículo 28 de la Ley del Menor establece que el plazo de internamiento es de seis meses, prorrogable otros tres. Pero la puesta en libertad, que ha sido decretada por el juez de menores en cumplimiento de la ley, ha provocado la indignación de los familiares del joven fallecido.

Según relata, Antonio Ortiz, abogado de la familia de la víctima, el juicio no se ha celebrado debido a que se está a la espera de un informe del Instituto de Toxicología de Sevilla. El retraso en disponer de ese informe se debe principalmente al atasco de casos que tienen los especialistas de este organismo, aunque el abogado opina que se podría haber pedido antes. El resultado es que el juicio no se ha celebrado y el acusado va a salir a la calle mañana.

Homicidio o asesinato

¿Por qué es tan importante ese informe de Toxicología? Según el letrado, con él se pretende dilucidar si el crimen fue un homicidio o un asesinato. Además de la herida que le causó la muerte, José Antonio tenía un corte en una mano que, según los testigos, le había producido 'El Pesadilla' un par de días antes.

«Si se demuestra que el acusado había amenazado y agredido previamente a José Antonio podría acusársele de asesinato, porque existiría una premeditación en la agresión que acabó con su vida», añade Antonio Ortiz. La pena sería más alta si es un asesinato.

El abogado de la familia de la víctima ha presentado un recurso ante la Audiencia en el que solicita que, en lugar de ser puesto en libertad, Carlos M.S. sea internado en un centro terapéutico, si los expertos consideran que cabe esa posibilidad.

En caso de que se rechace esa opción, el letrado pide que la libertad vigilada sea lo más estricta posible y que el acusado no vuelva a Talavera.

La muerte de José Antonio Márquez tuvo lugar a las once de la noche del domingo 3 de junio de 2007. Víctima y agresor vivían en la misma calle y se conocían desde niños. Carlos M. S., que tenía fama de conflictivo, zanjó con una navaja la discusión que tenía su padre con José Antonio.

La Guardia Civil encontró el arma en casa de 'El Pesadilla'. En principio detuvo también a su padre, pero lo puso en libertad al día siguiente.

 

 

CUMPLIRA LA CONDENA EN UN CENTRO DE REFORMA.

8 años para el joven que asesinó a otro en Talavera

La jueza de Menores considera acreditada la alevosía. Los padres deben indemnizar con 150.000 a la familia de la víctima

Carlos Margullón Salguero ha sido condenado a 8 años de internamiento en un centro de reforma y  5 años de libertad vigilada por el asesinato de José Antonio Márquez Ardila el 3 de junio de 2007 en la localidad de Talavera la Real. Cuando sucedieron los hechos, ambos eran menores. La magistrada del Juzgado de Menores de Badajoz también prohíbe al condenado acercarse o comunicarse con los padres y la hermana de la víctima durante el tiempo de duración de la pena. Asimismo, los padres del condenado deberán hacer frente, como responsables civiles solidarios al ser su hijo menor cuando cometió el asesinato, al pago de 150.000 euros de indemnización a los padres del fallecido.

La juez considera acreditado que sobre las once de la noche, cuando Carlos Margullón Salguero estaba en su vivienda, tras oír una discusión de José Antonio Márquez en las proximidades con un familiar originada por la enemistad entre ambas familias, salió "de forma súbita" de su casa portando una navaja y se dirigió "directa y rápidamente, con ánimo de menoscabar su integridad física" hacia José Antonio, asestándole una sola puñalada que fue "mortal de necesidad", según el médico forense que le atendió. El asesinato queda probado porque concurre alevosía, ya que la víctima no pudo reaccionar ni protegerse, quedando descartada la legítima defensa que alegaba el acusado.

Antonio Ortiz, abogado de la acusación, aseguró a este diario que la sentencia fue de acuerdo con la petición de la fiscalía y de la acusación particular, "pero con la pequeña diferencia de que nosotros solicitamos que la condena se cumpliese en un centro penitenciario normal, que volveremos a solicitar si el comportamiento del reo no es el correcto, y que la indemnización fuese de 200.000 euros", dijo el abogado.

El letrado también confirmó que la madre del joven fallecido estaba relativamente satisfecha con la sentencia, "porque ya la mentalicé de que era lo máximo que se podía conseguir", contó. Por último, indicó que cabe la posibilidad de recurso ante la Audiencia Provincial de Badajoz.

FUE ASESINADO POR OTRO MENOR, QUE HA CUMPLIDO 21 AÑOS, EN TALAVERA LA REAL.

La madre del joven apuñalado denuncia privilegios del asesino

La familia de la víctima dice que debe dejar el Marcelo Nessi e ir a prisión. La juez no admite esa petición porque tiene que cumplir un itinerario formativo.

 

 

La madre de José Antonio Márquez Ardila, que murió asesinado cuando tenía 17 años en Talavera la Real en 2007, exige a la justicia que saque al autor de la muerte de su hijo del centro de reforma Marcelo Nessi y lo traslade a prisión para cumplir el resto de la condena.

María del Carmen Ardila, que pretende iniciar movilizaciones para defender "los derechos" de su hijo fallecido, aseguró ayer que "se ha cometido una injusticia" con su familia al rechazar la juez esta petición que formuló en diciembre tras cumplir 21 años el asesino de su hijo.

La juez ha decidido no enviarlo a prisión porque "está llevando a cabo un itinerario formativo", según la madre del joven, que fue apuñalado en la puerta de su casa por su vecino Carlos Margullón Salguero, que también tenía 17 años.

El autor fue condenado a 8 años de internamiento en un centro de reforma y 5 de libertad vigilada, además se le prohibió acercarse o comunicarse con los padres y la hermana de la víctima durante el tiempo de la condena y se le impuso el pago de una indemnización de 150.000 euros, cuyos responsables civiles subsidiarios eran sus padres.

María del Carmen Ardila aseguró que "se nos está engañando con las salidas", al considerar que tiene más permisos de los que establece la ley.

Además recordó que "en la cárcel también puede estudiar y hacer hasta una carrera", aunque no cree que se pueda reinsertar, "porque lo hemos conocido desde pequeño. Yo le hice la comida de la Primera Comunión al asesino de mi hijo", señaló.

Lamentó que la justicia "está aumentando el dolor que ya tenemos" otorgándole "tantos privilegios" y manifestó que "preferiría ser la madre del asesino que la madre de la víctima. Ella puede verlo, yo solo llevarle flores al cementerio".

 

El autor de la puñalada en 2007 pide libertad condicional

Familiares de José Antonio Márquez "contentos" por considerar que "no tiene cabida" la petición de su asesino


Los familiares de José Antonio Márquez, menor de 17 años asesinado en 2007 por otro joven de la misma edad en Talavera la Real (Badajoz), se han mostrado "contentos" porque "no tiene cabida" la petición de libertad condicional que ha hecho el asesino cuando sólo se han cumplido cuatro de los ocho años de condena.

Para dirimir la posible libertad condicional del asesino de José Antonio Márquez, Carlos M. alias 'El Pesadilla', la mañana de este lunes 23/04/2012 se ha celebrado una vista a puerta cerrada en el Juzgado de Menores de Badajoz, a la que sólo han podido entrar los abogados de ambas partes, mientras que el autor del crimen, que actualmente tiene 23 años, ha participado mediante videoconferencia.

A la salida de la vista, el abogado de la familia de José Antonio Márquez, Antonio Ortiz, ha asegurado que aunque "en unos días" habrá una "resolución" del juzgado, "no hay motivos para un régimen abierto ni siquiera semi-abierto" para el asesino, porque, ha añadido que éste último "tiene abierto un nuevo expediente por una agresión a otra persona".

En declaraciones a los medios concentrados a las puertas del juzgado, la madre del asesinado, María del Carmen Ardila, se ha mostrado "muy feliz" porque "lo importante es que no va a salir y se va a cumplir lo que se dijo al principio"; por ello ha subrayado que "siempre" han pedido "justicia" y que va a "creer un poquito" en ella tras la vista de este lunes.

María del Carmen Ardila se ha preguntado "a qué ha venido este mazazo de agua fría" al tener que pasar por esta vista para una posible libertad condicional del asesino de su hijo cuando se dijo que "tenía una sentencia firme de ocho años" y "no ha cumplido ni la mitad de la condena".

"SATISFECHOS"

Por su parte, la hermana del joven fallecido, Elisabeth Márquez, ha aclarado que su abogado les ha dicho que "no tiene cabida la petición" del abogado del autor del crimen para que éste salga en libertad condicional, por lo que se ha mostrado "muy contenta" y ha aseverado que con esto se dan "por satisfechos".

Además, Elisabeth Márquez ha relatado los hechos que ocurrieron en junio de 2007. Ha contado que cuando ella y su hermano asesinado estaban hablando con el padre del asesino sobre una pelea que los menores habían tenido dos días antes, el autor del crimen "salió por detrás del padre y le asestó una puñalada en el corazón" a su hermano.

El abuelo de José Antonio Márquez, Antonio Ardila, ha explicado a Europa Press Televisión antes de comenzar la vista que se sienten "muy nerviosos" y ha destacado que se "tenía que cambiar" la ley del menor para que "el que la haga que la pague y bien pagado".

Carlos M. 'El Pesadilla' cometió el crimen cuando tenía 17 años, al igual que su víctima, por lo que se le condenó a ocho años de internamiento en un centro de menores y cinco más de libertad vigilada que es la pena máxima que se puede aplicar en este caso.

Tras cerca de cuatro años de condena ha pedido la libertad condicional, motivo por el que este lunes se ha celebrado la vista, en la que ha participado por videoconferencia para evitar enfrentamientos a las puertas del juzgado.