Caso Mari Luz Cortes (13 de Enero 2008)

 

"Caso Mari Luz" es el nombre con el que se conoce en España a los sucesos sociales, políticos y judiciales relacionados con el presunto asesinato de Mari Luz Cortés, una niña onubense de cinco años, ocurrido en 13 de enero de 2008. Debido a una cadena de errores judiciales, su presunto asesino, Santiago del Valle García, estaba eludiendo la cárcel desde 2002 (tenía una condena por pederastia), hecho que provocó cierta alarma social. El 25 de marzo de 2008, fue detenido en una parada de autobuses de Cuenca y declaró ante los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV). Los padres de Mari Luz iniciaron en mayo de ese año una campaña de recogida de firmas en la que solicitaban cadena perpetua para los pederastas, que los llevó a entrevistarse con el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. En ese mismo año Rodríguez Zapatero prometió a Juan José Cortés endurecer las penas por pederastia, algo de lo que más tarde se quejaría este último ya que no cumplió con su palabra.

Tras una amplia cobertura mediática, Rafael Tirado, el juez que debía tramitar los autos de ejecución de la pena de 21 meses de prisión por un delito continuado de abusos sexuales, y un año por falsedad en documento oficial impuesto a Santiago del Valle por actos anteriores a la muerte de Mari Luz; y que facilitó los hechos acaecidos al estar Santiago del Valle indebidamente libre, fue condenado por la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial a una pena de 1.500 euros. El padre de la niña, Juan José Cortés, había solicitado su retirada de la carrera judicial.

A los pocos días, y tras la crítica de la sanción por parte de miembros del Gobierno en diferentes medios al considerarla suave en exceso, la Fiscalía General del Estado presentó un recurso de alzada al Consejo General del Poder Judicial.

El cadáver de Mari Luz fue hallado el 7 de marzo de 2008 en el muelle petrolero del puerto exterior de Huelva.