Aviso para padres: No quiero ser alarmista. No condeno las redes sociales, creo que son sumamente útiles, pero hay que usarlas con sentido común. Padres que estáis leyendo esto: la calle es más peligrosa que las redes sociales, así que lo que voy a contar ahora no es para vosotros (que ya estáis asustados) sino para jóvenes y adolescentes (que no ven el peligro por ningún lado)..

 

Si eres jóven ahora es cuando puedes leer.

 

Las redes sociales han experimentado un Boom importante. Me alegro que Tuenti sea la más usada en España porque ellos son los que más controlan la seguridad de los menores de edad. No obstante se está detectando mayor presencia de delincuentes en las redes sociales. Sí, estamos hablando de Tuenti, Facebook, etc….

Esta es una mini guía de supervivencia, una especie de curso acelerado de “defensa personal digital” para protegerte de gente que te pueden dar un disgusto.

 

1. La parte más vulnerable de tí son los datos: no los facilites en la red.

 

Nadie necesita saber dónde vives, cómo te llamas, dónde te vas de vacaciones (por aquello de ir diciendo ¡eh, mi casa está vacía, entrad y serviros lo que queráis!).o cual es tu número de móvil. En el momento que subiste una información personal a la red YA NO ES TUYA y cualquier desgraciado con mala idea te puede hacer bastante daño.

¿Cómo?.

Entrando en tu casa cuando subiste las fotos de las vacaciones con tu familia en Groenlandia (bonito y lejano país). Recogiendo a tu hermana pequeña de la guardería haciéndose pasar por tí (porque saben tu nombre). Gastándote una broma al poner un anuncio de sexo esporádico en una web de contactos (porque les diste el número). Chantajeándote con la foto en la que sales borracho, bailando con ropa interior, o simplemente desnudo porque querías darle una sorpresa a tu novia/o (pero…. ¿en qué estabas pensando?).

Luego están los bromistas de toda la vida… en mi facultad a uno que era calvo le hicieron una foto y pusieron carteles diciendo que era un conocido SkinHead que había violado a una chica de la universidad. No sé si le partieron la cara pero era bastante probable.

 

2. Los desconocidos son desconocidos, no amigos íntimos.


Conocer a alguien maravilloso por Internet y enamorarse parece seguro. A no ser que al otro lado haya un “profesional”. Ese delincuente dedicará horas a encandilarte, luego te podrá sacar información o buscará fotos con las que chantajearte (¿te gustaría que fotos tuyas desnudo o semidesnudo estuvieran en el tablón de anuncios de tu escuela?, ¿no verdad? ¡pues dame cien euros o las pongo por todos lados!- diría el delincuente).

Lo cierto es que aunque te creas muy listo no sabes quien hay al otro lado. No lo sabes. No tienes poderes extrasensoriales. Que el tipo al otro lado del chat te diga que eres muy guapa y que nunca ha conocido a nadie como tú sólo son palabras, no te dicen nada sobre esa persona.

 

3. Tus datos bancarios: son un mal negocio.


“Te propongo un negocio, es trabajo en una multinacional y todo lo hacemos por Internet. El trabajo consiste en que recibirás dinero en tu cuenta y luego tienes que hacer una transferencia a otra cuenta. Ganarás treinta Euros por cada transferencia, ¿qué te parece?.”

Esto es una estafa tan vieja como las bromitas sobre Rick Astley. Los tíos que roban claves bancarias vacían las cuentas de gente, haciendo una transferencia a tu cuenta, luego tu mandas el dinero a una cuenta en Europa del Este y la policía te pilla a tí. Es decir: eres el primo, el que va a la cárcel.

 

4. Los lados del acoso.


Se están reflejando bastantes casos de acoso online. Y tú puedes estar en cualquier lado. Antes que nada, el acoso es un delito. Hacer bromas de un profesor, insultarle, amenazarle, sacarle un foto en la que queda mal, modificar esa foto con el Photoshop es acoso. Escribir correos insultando a otra persona también.

Curiosamente y a nivel individual nadie sería un acosador, pero cuando la mitad de tu clase se está divirtiendo a costa de meterse con alguien son muchos los que se animan a linchar a otro. No te dejes llevar por los demás y sé tú mismo.

Un cosa más, si eres un acosador que sepas que no hay anonimato en internet. Todo lo que haces queda registrado, absolutamente todo, ¿por qué crees que los terroristas últimamente ni se conectan a Internet?, porque son fácilmente detectables.

Por otro lado si eres víctima del acoso tu silencio no mejora las cosas. Habla con tus padres, con tu tutor, el jefe de estudios, y luego id a una comisaria de policía. Cuando callas están animando a que los gamberros sigan haciéndote la vida imposible, y luego se buscarán a otro.