Un niño de 13 años es maduro para tener sexo con adultos... o eso dice la ley

 

Está escrito negro sobre blanco desde 1995, pero sigue sorprendiendo a psicólogos y políticos cuando se les plantea su modificación. El Código Penal -que será modificado en breve para endurecer las penas por abusos sexuales a menores- da validez jurídica a las relaciones sexuales de un adulto con un niño de 13 años si éste las consiente. Expertos en psicología infantil, el Defensor del Menor y asociaciones en defensa del derecho de los niños exigen su inmediata modificación.

 

De los 12 a los 13 años. Fue lo único que consiguió de los políticos, después de mucho esfuerzo, Javier Urra -entonces Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid- cuando los grupos parlamentarios ya habían aprobado la reforma del Código Penal de 1995. "Sería muy positivo para la defensa de los derechos de los menores que se aprovechara esta oportunidad para ampliar la edad y equipararla a la mayoría de los países del entorno y las recomendaciones de Unicef", señala Urra, actual psicólogo forense de la Fiscalía de Menores de Madrid.

Su exigencia, que no fue atendida por Gobiernos de distinto color ideológico, la heredaron sus sucesores en el cargo. El actual Defensor del Menor, Arturo Canalda, asegura que los legisladores de entonces "quisieron hacer un Código Penal más liberal que ningún otro" y dar la imagen de "no ser un país conservador y caduco, sino progresista". Conservador o progresista, el hecho es que España es el país de la Unión Europea con la edad mínima de consentimiento más baja. "No hay que ir hasta el supuesto de Irlanda (16 años), pero sí a una normalización con los países vecinos (entre 14 y 15 años)", apunta Canalda.

Sobre las razones, "que nunca fueron explicadas por los partidos", según recuerda Urra, los expertos aventuran algunas. Desde recoger una realidad presente en algunos círculos sociales (por ejemplo entre gitanos) a una cultura social más abierta, propia del "carácter latino". Sin embargo, desde 'Save the children', su responsable de promoción y protección de los derechos de la infancia, Pepa Hornos, contesta que países del entorno de España, como Portugal o Italia, tienen legislaciones con edades más elevadas. Esta ONG no sólo pide ampliar la edad, sino que se haga una "armonización de edades de consentimiento", pues actualmente una persona puede casarse con 14 años y emanciparse con 16.

"A los 13 años el sexo es ingenuo"

¿Pero tiene un chaval de 13 años madurez suficiente para tener relaciones sexuales con adultos? Parece que existe casi unanimidad entre los expertos en que a esas edades el sexo es una cuestión ingenua. "Hasta los 15 años una persona no completa su evolución moral (que le permite discernir entre valores) y no se es capaz de comprender las consecuencias a largo plazo que tendrá una actuación determinada", afirma Blanca Vázquez, psicóloga clínica en los Juzgados Centrales de Madrid. Todos los estudios, según esta experta, apuntan a que entre los trece y quince años los niños son "muy muy manipulables". "Quizá no sean forzados a mantener relaciones sexuales, pero a esas edades no tienen la suficiente madurez para decidir con libertad", añade.

"Hasta los 15 años una persona no completa su evolución moral, no es capaz de comprender las consecuencias a largo plazo de una actuación"

Esta opinión coincide con la del psicólogo educativo Jesús Ramírez, que tiene claro que a los 13 años "puede darse un desarrollo físico sexual hacia la adolescencia, sobre todo en el caso de las niñas, pero no va acompañado del psicológico". Por tanto, cree que es necesaria la modificación de estos artículos. La ley permite que entre los 13 años y los 16 los padres puedan denunciar al adulto por usar el engaño para conseguir la relación sexual (estupro). Tanto Ramírez como Vázquez consideran que es necesario tener en cuenta la diferencia de edad que existe entre las dos personas que participan en el acto sexual: no es lo mismo una niña de 14 años con un chaval de 19, que la misma niña con un hombre de 50.

Desde el Ministerio de Justicia reconocen que se ha tomando en consideración este asunto, aunque, por el momento, no se sabe si finalmente se incluirá la reforma dentro del anteproyecto de ley que se presentará al Gobierno para su estudio y posterior remisión al Congreso de los Diputados.

Cambiar los delitos de abusos y agresiones

Aprovechando que todavía el departamento de Mariano Fernández Bermejo está en fase de estudio, tanto el Defensor del Menor como 'Save the children' piden también que se reformen los delitos de abusos y agresión sexual. El caso de 'Nanisex' -uno de los peores pederastas en España que abusó de varios bebés a los que atendió como canguro- puso en evidencia "lo injusta y inadmisible" de la sentencia y las lagunas del actual Código Penal. "El problema es que para que sea una agresión -por tanto con más pena- es necesaria la oposición de la víctima, algo muy difícil de conseguir con un niño de corta edad o un bebé", explica Canalda.

Pepa Hornos va más allá y es partidaria de endurecer mucho más el delito de abuso que el de agresión. "El daño que supone en un niño el acoso, engaño y abuso prolongado durante mucho tiempo por parte de un adulto deja unas secuelas más difíciles de solucionar que las que se generan en un niño que sufre una violación una sola noche", afirma Hornos.